¿Se Puede Comer La Piel De Los Embutidos Ibéricos?

Los embutidos ibéricos son productos habituales en nuestra alimentación, siempre siguiendo las recomendaciones nutricionales y recomendadas, en cuanto a la cantidad. 

Estamos seguros que en más de una ocasión ha salido a debate en alguna que otra comida familiar, si la tripa se puede comer o no. La respuesta en está ocasión es sencilla: DEPENDE. Para valorar si podemos o no comer la piel de los embutidos ibéricos, tenemos que saber con de que tipo de piel estamos hablando.

embutidos ibéricos

A la hora de realizar la elaboración de estos productos, en nuestro caso, siempre con cerdos propios, se pueden utilizar diferentes tipos de tripas. Este es uno de los motivos de distinción entre unos embutidos y otros, ya que podemos diferencias entre producción artesanal o industrial.

Como ya sabéis, en Faustino Prieto, elaboramos todos nuestros productos de forma artesanal, según lo que hemos visto siempre a nuestros padres. Por ello, la tripa con la embutimos nuestros productos es tripa natural.

Diferencias entre tripa natural y artificial en embutidos ibéricos

  • La tripa natural es aquella que proviene de los intestinos de los animales. Para este tipo de elaboraciones, se suele usar una de las partes más ricas en colágeno, y se somete a unos procesos de higiene estrictos y regulados bajo normativa.
  • La tripa artificial, como su nombre indica, no procede en su totalidad de intestinos de los animales. Pueden elaborarse con parte de colágeno, pero también podemos encontrar tripas de plástico impermeable, que está autorizado para uso alimentario, pero no se puede consumir.

Por lo tanto, y respondiendo a nuestra pregunta inicial, la tripa se puede consumir, siempre que sea natural, ya que por normativa está considerada comestible.

diferentes embutidos ibéricos colgados

En el caso de la tripa artificial de los embutidos ibéricos, es mejor retirarla antes de ingerirla, ya que el plástico y la celulosa, no son comestibles.

Aunque, como muchas cosas en esta vida, ¡todo es cuestión de gustos! Hay personas que les gusta comerse la tripa natural, pero otras muchas que prefieren quitarla, ya que no les sabe el producto de la misma forma.

Y tú, ¿le quitas la piel a los embutidos o la comes?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *